.

.

jueves, 15 de junio de 2017

la tranquilidad de ser sin caretas



Yo paseaba por la calle peatonal, adornada con fotos de las estrellas de las pelis de la semana del cine que anunciaba la filmoteca de la ciudad. Estaban la Ana y el Steve.

Ella venía de frente. Rondaría los cuarentayalgo. Hablaba relajadamente con una amiga. La escuché al cruzarnos.

"He llegado a la conclusión que las personas que me gustan son aquellas con las que puedo pensar en alto".

Me gustó tanto lo que oí que tuve la tentación de cambiar el rumbo de mi paseo y seguirla. Lo decliné, me di por satisfecha para un día.