.

.

martes, 31 de octubre de 2017

Sigue



Sigo fingiendo que la vida
responde a sus promesas
con un rictus en la boca
que intenta ser sonrisa
y no pasa de mueca.


*******


Sigo jugando a las casitas de muñecas
por inercia.
Sin la fe ciega de las niñas.


*******


Sigo conservando, aún,
la dulce terquedad
que hace brotar
la vida entre el cemento.