.

.

viernes, 3 de noviembre de 2017

regalos




Mira, desde pequeña me rodearon de muñecas y de cuentos en los que un  príncipe azul aparecería me mantendría y me "regalaría" una vida dedicada a las tareas del hogar, cuidar descendencia y satisfacer al romeo en sus necesidades. Y una cosa te voy a decir; de eso nada. Lo de mantenerme ya se solita. Me basta con saber que esa persona que quiero sonríe cuando entro en la habitación. Ya me regalare yo lo que quiero que mi vida contenga.

Porque una cosa te voy a decir; nuestro único deber es conservar nuestros sueños.