.

.

viernes, 10 de noviembre de 2017

esos arrepentimientos tardíos





El café estaba tan deliciosamente bueno que se me paso el tiempo y cuando miré el reloj me percaté de que era la hora de mi cita.

¿Por que explico esto? Es la única manera que se entienda mi salida a escape del Hope y que no me quedará un rato mas a escuchar a la pareja de casi veinte pero sin llegar que estaban sentados en la mesa bajo Susan.

"Dame un beso" dijo él.

"No puedo" le contestó ella.

"Vaaaaa, dame un beso" insistió.

"No puedo, tengo novio. De hecho no deberíamos haber follado".

Creo que la Mary levantó la cabeza para ver quien mantenía esa conversación.