.

.

jueves, 16 de noviembre de 2017

impulsos




Con una sonrisa me dijo; ¿Por qué me has besado?

Con una sonrisa le contesté; Me apetecía mucho.

¿No escuchaste cuando te dije que no quería besos?

Siempre te escucho, no siempre te hago caso.




Ambos seguíamos sonriendo.