.

.

jueves, 21 de diciembre de 2017

siglo XXI



Hemos construido tantos diques para contener nuestros impulsos
hemos aprendido tantos formalismos y protocolos para sentirnos seguros
hemos ordenado tanto las fronteras
que hemos terminado por confundir
el juego con las reglas.