.

.

viernes, 12 de enero de 2018

de martinis y puntualidad



La verdad es que la mayoría de mis visitas al Hope merecen la pena.

Hoy estaba en la barra, aun lado tenia una pareja que mas que apoyarse en la barra, parecía que la usaban para que les aguantase. Al otro una mujer de esas que con su aspecto y actitud impide cualquier acercamiento, como si se creyera un ser superior.

El tipo de la pareja habló "Hoy me han dicho que los martinis son sucios". Ella miraba hacia él, pero no puedo asegurar que llegara a verlo. Insistió el hombre "¿Qué es lo que hace que un martini sea sucio?". Ella abrió mucho los ojos y en un tono ligeramente mas alto de lo recomendable le contestó "Todas esas cosas que hacemos nosotros cuando tu llevas tres".

Aquí miré a Jane y entendí adecuada su sonrisa.

Entonces la dama del otro lado hizo una llamada por teléfono y ordeno mas que dijo "Voy a tu casa y follaremos, a las cinco". Escuchó y contestó "¿Si seré puntual? Si llego tarde empieza sin mi".

Si señor, me reafirmo en mi creencia; pasar por el Hope merece la pena.