.

.

lunes, 22 de enero de 2018

blandita y hambrienta



Si me dijeran que eligiera un momento de mi vida, elegiría este.

Tu sentada en el otro lado de la habitación, bajo las imágenes de tu colección "miradas", iluminada por la cálida luz de un par de velas, sacándote los zapatos.

Mirándome, en la forma que las personas blanditas y aún hambrientas lo hacen.