.

.

miércoles, 24 de enero de 2018

fue cuando...



Quedaban en el Hope cuatro. Un quejica, Pito, ella y Jota tras la barra.

Hablaba el señor quejacontinua. Llevaba un rato -largo- dale que te pego. La idea era que el mundo mundial estaba en confabulación para impedirle conseguir lo que quería.

"Tienes que madurar" le dijo Pito.

"Perdona señor maduro" contestó "tengo solo unos pocos años menos que tu".

"Ya tu sabes que madurar no equivale a cumplir años".

"¡Ah! ¿Es renunciar a lo que deseamos?"

"Para nada. No hay que renunciar a nuestros anhelos. Solo basta admitir que el mundo no está obligado a colmarlos. Eso es tarea propia".

"Con lo sabio que te crees no entiendo porque no eres famoso".

Fue cuando intervino la mujer de los pelos desordenados, las 17 mil bolsas y los andares vertiginosos.

"Lo que tiene Pito es prestigio. No se si eres capaz de ver la diferencia, te lo aclaro: Fama es que te conozcan todos. Prestigio solo los que importan".

"Tomate algo" le ofreció Pito.

"Gracias" dijo ella y hablando con Jota que estaba tras la barra añadió "¿Que es lo mas caro que tienes".

Tres se rieron.