.

.

martes, 20 de febrero de 2018

a petición del mundo mundial



El se levanta muy temprano.
Toma un café con leche de pie en la cocina.
Se marcha a trabajar.
Regresa a casa sobre las 16.
La comida está junto al microondas.
Come.
Se hace el segundo café.
Coge la taza se sienta en el salón y lee.
Hoy está con Connelly.
Sobre las 21:30 va a la cocina y empieza a preparar la cena y montar la mesa.

*******

Ella se levanta tarde.
Se hace un té.
Coge la taza y se va a sentar al salón. Lee.
Hoy está con Mary Oliver.
Sobre las 13:30 hace la comida.
Se sirve su plato y el resto lo deja junto al microondas.
Se marcha a trabajar.
Regresa a casa sobre las 21:45.
La cena está en la mesa.

*******

Ella y él. O él y ella.

Cenan juntos en la mesa, con mantel y servilletas de hilo.
Se cuentan sus jornadas.
Van a la cama.
Follan. A veces lo llaman hacer el amor (no siempre).
Se duermen.



Pd: Coge la taza en la acepción española de ese verbo, que mis protas follan paro no son (todavía) unos degenerados "cogetazas".