.

.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Pues eso




Yo intentaba leer. Intentaba seguir al señor Prado por el laberinto de sus frases de doble fondo. Pero nada.

Primero el vozarrón de Pito en la barra dirigiéndose al propietario del local que debía estar en las profundidades de la cocina "Jota, capullo, deja de poner imágenes de playa. Estamos en pleno invierno".

Luego la charla en la mesa que quedaba a mi derecha.

* ¿Tu crees que hay vida después de la muerte? preguntaba el pelogomina.

* Empiricamente parece que no, no hay pruebas que lo respalden. Lo que hay es todo lo que hay y mientras dura. Que siempre, de siempre jamás, será poco. Lo que me pregunto yo es ¿tu tienes vida antes de la muerte? Porque deberías hacértelo mirar.

* Que rara eres.

* No soy rara, solo es que dentro de mi hay lugares que no están a tu alcance. Y una cosa te voy a decir, de muy cerca nadie es totalmente normal.

Mi entorno conspiraba contra mi concentración lectora. Miré la frase subrayada "A veces, cuando decimos que la vida sigue, exageramos". Pues eso.