.

.

jueves, 22 de marzo de 2018

una tarde cualquiera en el hope




En la barra del Hope Meraki habla con Jota, Pito lee un periódico en el iPad y en una esquina bebe un parroquiano algo perjudicado por las cervezas. Suena el "Yolanda" de Milanés.

* Me gustan los cuadros que has colgado hoy. Son actividades que practico.

* ¿Bailar?

* Noooo, beber buen vino y leer todos los libros que puedo. Esas actividades.

* Las que se deben practicar -respondió Jota- tenía unos cuadros de enormes vestíbulos de hoteles con techos cerca de las nubes, de sexo anal, de esos pueblos de casitas blancas griegos/italianos que bajan toda la colina hacia el mar y que en realidad quedan muy bien para las fotos desde el mar pero son una escalera de sube y baja. Decidí que eran cosas sobrevaloradas y colgué estos.

* Hay un test aquí que no acabo de solucionar -interrumpió Pito- si te ponen un uno, un mas y otro uno tu que contestas.

* Dos.

* Puede que once.

* Ah -dijo Pito- por eso me da error.

* ¿Que has puesto?

(Habeis picado decía la sonrisa traviesa)

* Sesentaynueve.

* Una cosa te voy a decir, reconozco -y que no conste en acta- que siempre hay flores para quien sabe verlas. Y tu sabes.

El perjudicado interviene "Yo también se" se coloca delante del espejo y exclama: "¡¡Soy guapísimo!!".

Pito lo mira. Constata lo poco acertada de esa afirmación y dice antes de volver a su lectura "Está muy claro, casi meridiano, que el alcohol es la versión liquida de ese invento".

* ¿Cual?

* Photoshop. 

Y así pasaba la tarde.