.

.

domingo, 25 de marzo de 2018

Tres veces. Un cambio



La he visto tres veces.

La primera cuando se levantaba de su mesa con quién parecía su pareja. Llevaba una boina roja. Me miro, perecía querer decirme algo.

La segunda, dias después, cuando me pidió sentarse en mi mesa. Estaba sola. Me contó sus problemas, su "estarcon" y no saber librarse.

"Una cosa te voy a decir -me atreví a aconsejarle cuando acabó de hablar- tienes  que eliminar esa parte de ti que intenta convencerte que no puedes vivir sin alguien"
Hubo una pausa larga. Silencio.

Añadí "Hay mas alguiens".

La tercera hoy, ahora. Esta sentada, esperando y mirando a un alguien que se le acerca.

Hay un cambio evidente en su expresión no verbal.