.

.

domingo, 1 de abril de 2018

lo complicado suele ser mejor que lo imposible



Estaban los tres sentados en la mesa de la ventana.
Dos cafés y un té.
Sonaba Dylan.
En las paredes obras de B.B.
El más joven hablaba, el menos escuchaba.
Ella parecía leer en su iPad.


"Me he ido a vivir con mi novia, ¡que difícil se hace acostumbrarse a compartir espacios y horarios y enseres y..."
Ella levantó la vista, intervino "Convivir suele ser complicado, excepto cuando es imposible".
El menos sonrió "Tienes suerte, para ti -por ahora- solo es complicado".
"Es que me siento como obligado a complacerla en todo".
"Una cosa te voy a decir, la amabilidad nunca es obligatoria, uno la elige".
"Para mayor alegría propia" añadió el menos.
¿Sabeis ese choque de palmas cuando dos están de acuerdo? Pues eso.

Justo en ese momento Dylan decía "Quiero ser tu amante muchacha, no quiero ser tu dueño".