.

.

miércoles, 18 de abril de 2018

casi toda la noche



Y de repente como un flash el recuerdo apareció. Bajé el libro y me recree; la primera vez que la vi. Estaba de espaldas, sentada en la mesa de trabajo, con lo que parecía la parte de arriba del pijama, descalza, con el café a su lado. Al oír que entraba se levantó y se giró. El pijama estaba abierto y debajo solo había piel. (Casi se me paralizó el corazón). Pero con relativa velocidad conseguí volver en mi y emitir alguna que otra palabra coherente. mientras ella -con una expresión divertida- cerraba sin apuros la vista.

Nos caímos bien, y juntos nos reíamos mucho y empezamos a salir y todo fue bien y fue una época feliz.

Luego (puto trabajo) vino este traslado que hace que nos veamos de tanto en tanto.

Pero ahora la echo de menos, es un dolor físico.

Y cojo el coche y me pongo a conducir, casi toda la noche, luchando para que no se me cierren los ojos.

Y llego.

Y pongo a todo volumen "la" canción en el CD del coche y voy hacia su puerta, ella sale por la música y nos miramos.

...y bailamos