.

.

domingo, 22 de abril de 2018

lo inusual




Mas tarde -al salir de la ducha- recordó cuando tumbada en el sofá de su enana casa nueva había leído el inusual comentario.

"Tus entradas acarician mi alma".

¿Se podía pedir mas? pensó.

Sonrió, se miro en el espejo. Bueno, puesta a pedir que las tetas se mantengan donde están.