.

.

domingo, 29 de abril de 2018

lo que cuesta perder la esperanza



El tipo hablaba por teléfono sentado en la mesa cerca de la ventana.

Siempre te he respetado por romper y ser libre. No me interpondré entre tu y lo que sea que te hace feliz.

* .......

* Bueno, algunas veces duermo y dejo la puerta de la habitación abierta por si acaso se te ocurre regresar. Más raro fue aquel verano que no paró de nevar.