.

.

miércoles, 2 de mayo de 2018

latidos






Norte de la ciudad.

Latido uno.

Se asoma a la ventana, con su taza de café latte caliente,  afuera llueve... no importa, allá dentro también.


Latido dos.


¿Se puede echar de menos a alguien que no acaba de incluirte en su vida?


Latido tres.


¿Qué pasa con las oportunidades que ni siquiera llegan a comenzar?


Latido cuatro.


Quizá seré más feliz si renuncio al deseo de controlar tu futuro.



Sur de la ciudad.


Latido uno.


Se asoma a la ventana, con su taza de café latte caliente,  afuera llueve...