.

.

miércoles, 9 de mayo de 2018

algún día me pasará a mi



Son más de las cinco de la madrugada. Estoy sentado en el incómodo sillón que hace juego con el resto de la habitación de este hotel.
Habitación oscura, con una decoración decadente,
antigua y desgastada por el uso y una TV cuadrada y grande y...

¿Por qué sonrío?

Se oyen ruidos en la habitación contigua.

Intento rememorar el momento en que la vi en el bar del lobby del hotel, y que -raro en mi- me atreví a probar suerte.

* ¿Te conozco de face?
Me miró con cara de sorna.
* Si (insisto) tu debes ser "labiosardientes.ambos".
Ahora parecía divertida. Se bajo un poco las gafas. Fue rápida.
* ¡Ah! entonces tu serás el mundialmente famoso "capullolanzadoconinfulasdegraciosillo"...



Me gustó.Definitivamente era una mujer que valía la pena.

Los de la habitación ruidosa parece que están follando.


Entonces el ruido la despierta, lanza un semi gruñido de malestar, se da un giro y sigue durmiendo.

Siiiii. Habéis acertado. Eso es lo que me hace sonreír.