.

.

domingo, 27 de mayo de 2018

nos rodean los listos


Jota había colgado en las paredes a la bañista de rojo del Nelson como homenaje a la mejora de la temperatura. Suena el Ibáñez y las palabras para Julia de Goytisolo.

Pito lee en la mesa redonda. La mujer cargada de bolsas entra, las reparte por el suelo y pide un vino blanco.

¿Y esa cara? pregunta.

El personal. Me cansa. (pausa). Ese tío de la mesa cercana ha arreglado educación, justicia y la crisis económica en los últimos siete minutos. De un momento a otro empieza con el paro. La joven del móvil le está diciendo sin asomo de duda lo que debería hacer su amiga en la relación con su novio. El medio trompa de la barra ese que está solo, le susurra -eso si a gritos- al camarero el método infalible para ligar.
... y aquí estoy yo. Intentando vivir mi tiempo en la tierra de la manera mas confortable posible, haciendo esfuerzos por no apartarme del camino, aceptando que las situaciones no acaban siempre a mi gusto.
¿Por qué no me reconfortará estar rodeado de tanto listo?


Una cosa te voy a decir, aunque no dudo de que ya lo sabes, hay veces que para vivir hay que echarle mucho coraje. No por la vida en si, por la gente.