.

.

domingo, 3 de junio de 2018

cada vez, si



Cada vez que el sol sale incendiando mi ventana y abro los ojos espero que sea una gran jornada.

Cada vez que salgo a pisar las calles espero algo convierta el paseo en significativo, digno de recordar.

Cada vez que me siento en el Hope a tomar el imprescindible café de la mañana, escucho las frases de quienes están cerca, en espera de la idea que pueda incorporar a mi bagaje.

Cada vez que abro la ventana de mi ordenador espero encontrar la visita más deseada, la sorpresa increíble, las letras adecuadas.

Cada vez que empiezo una lectura espero todo.

Cada vez que empiezo una conversación espero que se me olvide el reloj.

Cada vez. Y alguna vez sucede.