.

.

lunes, 11 de junio de 2018

paraguas



Un verano que como las olas viene y se va. En las paredes cuadros en las que una se protege del sol y muchos de la lluvia. En la mesa el tipo con una café latte calentito y ella con un vino blanco frío.

Él se auto compadece por su reciente ruptura (le han dejado, no ha dejado).

Ella le comenta que llevaba meses diciendo que la cosa ya no funcionaba.

"Es cierto -dice él- pero es que su ausencia deja olores que me hacen recordarla". (silencio, ella no interviene) "Vale, puede que sea mejor así" añade mirando pasar a la morena del pelo corto, corto. 

"Eres un llorón. La actitud ante la vida es como un paraguas, que se usa para protegerse de la lluvia, pero también para hacerlo del sol. Sales de casa diluviando y cuando aparece el sol, en vez de quejarte por tener que llevarlo en la mano puedes alegrarte y usarlo para crearte sombra. Una cosa te voy a decir -ella habla mientras se levanta de la mesa y va recogiendo sus bolsas- los nuevos principios a menudo aparecen disfrazados de penosos finales".