.

.

jueves, 18 de julio de 2019

sumar suele mejorar



Dijiste; "No te conozco de nada".
Dijiste; "No me fio de este medio".
Dijiste; "No necesito más".

... y me fuiste conociendo, y te fuiste fiando…

...y sumaste más a lo bueno que ya tenías.




miércoles, 17 de julio de 2019

llenar la vida de vida




Hope muy vacío. Suena la Martin en modo contínuo. Por las imágenes de la pared parece la semana del libro. En la mesa redonda Meraki le dice a Pito:

"Quiero un mejor amigo con el que pueda dormir, follar, viajar, ir de compras, soñar, estudiar inglés y no necesariamente compartir casa. Un compañero con el que reír. Alguien a quien le pueda confiar mi vida y mi dinero. Alguien a quien no me de miedo perder porque sé que siempre estará ahí. Que me permita ser yo. Que respete mis momentos de lectura".

"No pides poco".

"Siempre lo quiero todo. Espera, igual quiero dos de esos".




Y lo decía en serio.



martes, 16 de julio de 2019

siempre hay alguien que cumple años.


El Hope bastante vacío. En las paredes las mujeres de Van Hove y Nelson se relajan al sol. Sabina canta la sabia "Tan joven y tan viejo".

En una mesa una rubia barbie le decía muy seria a su embobado acompañante: "La boca está creada para comunicar, y nada comunica mejor que un beso".

En la barra Jota le decía a una habitual: "La felicidad es una de las pocas cosas que se pueden dar sin tener".

Y en la mesa del fondo un tipo con su café latte al lado escribía en su portatíl: Feliz cumple, que este año sea el más optimista. Que trabajes como si no necesitaras el dinero, que quieras como si nunca te hubieran herido, que bailes como si nadie te estuviera mirando, que folles como si te estuvieran filmando y que bebas como una... bueno, como siempre".


lunes, 15 de julio de 2019

va de bragas



Antes:

¿Y por qué no ir a la cena?
¿Y por qué no copas suficientes para  desinhibirme?
¿Y por qué no atreverme a preguntárselo?

Un poco después:

* ¿Estas un poco perjudicada?
* Lo necesario para atreverme a preguntarte.
* ¿Preguntarme qué?
* ¿Quieres bajarme las bragas?

Ahora:

* Un buen polvo.
* Tengo que darte la razón.
(risas)
* Me gusta que te hayas atrevido.
* A mi también.
(risas)
* Por cierto, tus bragas muy bonitas.
* Por cierto, las tuyas también.
(risas)




domingo, 14 de julio de 2019

aspiraciones extrañas



Aceptamos felizmente que podemos amar a toda nuestra descendencia, a toda nuestra ascendencia, a más de una de las personas que nos enseñaron, a más de una de nuestras amistades o mascotas. Cuando lo piensas así, ¿no es la exclusividad total que esperamos del amor conyugal una aspiración extraña?




sábado, 13 de julio de 2019

la intención es lo que importa



Si, es bien cierto que las imágenes que Jota colgó de personas disfrutando de la playa me gustaron.

Y el vino recomendado del día, ese tempranillo blanco de Rioja Vega era excelente.

Que los Cowboys Junkies cantando su "All That Reckoning" me encantan.

Y que tener una mañana con mi ocupación favorita: no hacer nada ayudaba a tener un día confortable.

Pero lo que lo mejoró todo fue la mujer despeinada que llegó cargada de bolsas que desparramó por el suelo antes de sentarse con un tipo con camisa de tonos rosas y pelo corto allí donde todavía tenía pelo.

"Me urge dormir del verbo contigo" dijo ella.
"Pero contigo no es verbo" contestó él.
"Ni dormir mi intención.
  


viernes, 12 de julio de 2019

entrenamiento para el "sí" definitivo



El intrépido viajero en funciones de periodista entró en la zona habilitada para la prensa. Iba a venir el entrenador que había perdido el partido. No interesaba demasiado, solo una periodista estaba en la sala. Él se sentó justo al lado de la australiana guapísima del pelo cortísimo, que le miro extrañada (quizá porque las otras 125 sillas estaban desocupadas).

* Hi, I'm Guille from Spain.
* Hi, Annie (Es educada, se ha visto obligada a contestar).

(Pausa)
Ahora podría seguir en versión original sin subtítulos, pero comprendo que no tengáis el mismo maravilloso dominio de la lengua de sakespeare que yo. 
(Fin de la pausa).

* ¿Eres australiana?
* Si
* ¿Eres de Victoria?
* Si
* ¿Eres de Melbourne?
* Si
* Me gusta lo bien que dices si. Parece una costumbre
(risita)
* ¡Ahora no cambies! ¿Quieres cenar conmigo esta noche?


(a)¿Habéis notado cómo el astuto viajero acostumbre a decir "si" a su presa?
(b) No os diré la contestación, solo aportaré un dato, el viajero previsor salió corriendo a comprar calzoncillos nuevos.
(c)...y todo sin usar la palabra tetas. Ni mencionar las bragas.



jueves, 11 de julio de 2019

casa/hogar







*Descríbeme, brevemente, los cuadros.
* Viajar solo. Viajar acompañado. Llegar a casa. Llegar al hogar.
* Eres un hombre interesante.
-----------------------------------

Ya apagan las farolas, son las siete, hace frío, no ha llovido pero el suelo está mojado y me pregunto por qué no estoy ya contigo.

Todavía guardo el sabor de la última copa, todavía resuenan las palabras de las últimas confidencias, todavía sobreviven en mis retinas las imágenes de las últimas sonrisas.
Se que todo eso desaparecerá "como lágrimas en la lluvia" cuando me estremezcas con tu mirada, esa que me produce escalofríos.

Me cruzo con gente que van llenando las calles que recorro en mi viaje hacia ti. Se mueven con caras serias y prisa por llegar a donde no quieren estar, con esa expresión de estar muy ocupados pero que se han olvidado de vivir.

Llego a casa. Abro la puerta. Está despierta. Preparada para la piscina. Con su café.
"¿Que tal la fiesta post exposición? ¿Has desayunado?" pregunta.
"Mejor de lo esperado. Pensaba desayunarte antes de alimentarme" contesto.
Sonríe.
Estoy en el hogar.



miércoles, 10 de julio de 2019

oído fino


Va de un canoso, un gordito y un alto con sombrero.

Los tres amigos hablaban en la barra, saboreando los cafés de después de la comida.

"Sus" chicas -parecía que a lo suyo- en una mesa a unos diez metros opinaban sobre los cuadros de las mujeres en tumbonas y que ya les tocaría unas vacaciones así. 

El canoso, mirando su café, dijo: "Este es el mejor momento del día". 
El gordito dijo: "No sé. Quizás el cigarrito que viene ahora".
El alto dijo: "Para nada. Cada segundo que paso junto a ella".

En la mesa, a diez metros, la morena despeinada con vestido veraniego rojo de falda muy larga, desentendiendose de lo que sus amigas decían, sonrió.



martes, 9 de julio de 2019

todos sus días



Al final del día se sentó tranquila y relajada en su sillón favorito, el de orejas, el que estaba debajo del cuadro de la mujer sumergida, junto a la estantería en la que reposaban sus libros preferidos. Los "releíbles" como ella los llamaba.

Frente al ordenador; él seguía tecleando a toda "su" velocidad -que no era mucha- le estaba saliendo el texto de corrido. Sus ojos fijos en el teclado, con expresión concentrada. Tenía una sensación mezcla de euforia y calma. La aparición de un amago de sonrisa demostraba que estaba disfrutando.



Pensó que había sido una buena jornada, el paseo "cultural" como ella lo denominaba fue un éxito total; la visita al museo muy agradable, sin colas ni aglomeraciones. Como siempre visito la tienda y, como casi siempre, no pudo evitar la tentación: Se compro un pin de un desnudo de Modigliani que se colocó de inmediato.
En la librería se encontró la grata sorpresa de que los dos libros que encargó habían llegado. Contenta subió al piso superior, donde estaba ubicado el restaurante, y comió regalándose una copita de un Riesling excelente.


Finalizó el texto. Suspiro. Se pasó las manos por el pelo. Se estiró alzando los brazos hacia el techo. Y releyó lo escrito; mientras lo hacía, al llegar a algunos párrafos, se le escapaban sonrisas de satisfacción. Al acabar se sintió relajado: Le gustaba. Se dio unos segundos de pausa para recrearse en sus sensaciones. Y se puso a buscar imágenes para ilustrar lo escrito. Decidió que no quería fotos, abrió las carpetas de pinturas: Van Hove, Hopper y Vettriano, Arte Nuevo, Modernos Americanos… mucho para elegir.






Se levantó del sofá, encendió la TV en donde un presentador y su invitado hablaban, fue al dormitorio se quitó el vestido y se quedó en bragas y camiseta de tirantes, luego en la cocina a se preparó una ensalada "completa", oía al invitado como fondo "La felicidad son las pequeñas cosas. Cada persona disfruta de placeres diferentes. Pero existen algunas que saben reconocer esas pequeñas cosas y valorarlas cuando aparecen, son las que llenan de algo ilusionante todos sus días".

Abandonó el ordenador, calentó la cena en el microondas, volvió al salón, pulso el botón de la tele con la cabeza puesta en los posibles comentarios a su entrada. Alguien, en la pantalla, decía "La felicidad son las pequeñas cosas. Cada persona disfruta de placeres diferentes. Pero existen algunas que saben reconocer esas pequeñas cosas y valorarlas cuando aparecen, son las que llenan de algo ilusionante todos sus días".

lunes, 8 de julio de 2019

tribus



Para educar a un niño se necesita una tribu dijo la pelirroja del pelo corto. ¿Qué? se extrañó la rubia de la melena lisa. Y para educarlo bien se necesita una buena tribu añadió la morena de la sonrisa luminosa…

Perdí sus voces avanzando hacia mi lugar favorito en el Hope, el sillón orejero  que me permitía ver toda la sala, justo debajo del Van Hove básico (mujer, manzana y libro). 

Sonaba Frankie Miller y decía aquello de "ya no soy el hombre simple que solía ser en la adolescencia" al mismo tiempo que el cincuentón le decía a la morenita que le escuchaba algo parecido a derretida; estamos cambiando continuamente, no somos quienes fuimos sino la suma de influencias de quienes te rodean. Ni me visto, ni pienso, ni actúo como lo hacía.Ni mis prioridades son las mismas, creo que he mejorado en todo. Ella parecía querer comérselo con los ojos, y Frankie entonaba "después de todo en la búsqueda las elecciones eran mías". Él hizo una pausa y susurro; en la vida se es espectador o protagonista, te toca elegir ya es hora de dejar de ser para comenzar a ser.

Se acercó la camarera atractiva, amable, sonriente, pecosa ¿qué deseas? me preguntó. Antes de decírtelo -respondí-¿eres mayor de edad? Se rió. Fue un rioja blanco que me habían recomendado. Cuando me lo trajo me susurró, con una sonrisa traviesa, hace tiempo y no se muchas cosas es verdad pero lo esencial lo domino.

Aaaaaah, qué buena mañana de domingo rodeado de personas que tuvieron la suerte de rozarse con buenas tribus.


domingo, 7 de julio de 2019

verdad verdadera


Una persona real no es perfecta.
Una persona perfecta no es real.


sábado, 6 de julio de 2019

conversaciones desordenadas


De madrugada (11:35)

Él (en la cama, desnudo, mirando el cuadro de ella y gata)

Es domingo, dispongo de todas las horas del día y no tengo ganas de hacer nada.

Es que no me apetece salir de casa, vamos ni siquiera me apetece vestirme.

Ven si quieres pero te será difícil sacarme de la cama.

(risas)

Ella

¿Que vas a hacer hoy?

Podemos ir al Hope y tomar un aperitivo.

¿Quieres que vaya a tu casa?

¿Y quién ha dicho que quiero sacarte de ahí?

(risas)




En el después de... (17:17)

Ella (En la cama, desnuda, ojos cerrados, gata durmiendo)

¿Qué te parece que hagamos ahora?

Cualquiera esta bien, pero ¿no falta una?

¿Por qué pico siempre?

(risas)

Él

Tenemos cinco posibilidades reales; ver una peli en el ordenador, dar un paseo por el borde de la playa, asaltar la casa de Teodoro que creo se reúne toda la peña, o devorar un libro escuchando una de tus playlist.

Cierto, se me olvidaba una. Reunir en una posibilidad ver, pasear, asaltar y devorar. O sea; ver cada poro de tu piel desnuda en directo, pasear mis dedos por todo tu cuerpo, asaltar cualquier orificio que encuentre, devorarte entera. Más claro: Seguir follando.

Porque te encanta.

(risas)


viernes, 5 de julio de 2019

a falta de confirmación....


Paso en invierno y lo he recordado ahora.

El Hope repleto de gente escapando de las primeras heladas de la temporada. En las paredes colgadas imágenes de carreteras a ninguna parte pero de esas que permiten imaginar todas las aventuras. En los oídos la repetición de la música de Philip Glass y su The Poets Acts para las horas.

Los veo aparcar el coche. Y entran corriendo escapando del chispear helado. El conductor, con una sonrisa, elige una mesa muy próxima al radiador, casi al lado de la mía, está relajado. Ella viste morros.

* Con tanta parada no llegaremos nunca.
* Con el suelo casi helado acabaremos resbalando.
* Todavía no ha cuajado. Lo que acabaremos es llegando tarde.
* Preciosa, vale más llegar tarde en este mundo que temprano al otro.
* Un poco trágico te pones, ¿no?
* Me tomo la carretera con calma hasta que me confirmen que lo del domingo de resurrección es cierto.

Ella no pudo evitar sonreír. Lo intentó, pero era difícil. 

Yo ni lo intenté.



jueves, 4 de julio de 2019

y claro...


Las dos amigas se habían reencontrado después de una década viviendo en ciudades muy distantes. Y -claro- hablaron de los recuerdos universitarios, y -claro- hablaron de los hombres que habían tenido. Y -claro- de la razón de porque no se quedaron con ninguno.
Y Violeta le confesó que también tuvo una mujer y que estuvo bien.

Y -como una década antes- seguían coincidiendo en lo esencial; que les gustaba ser dueñas de sus decisiones, que les gustaba ser dueñas de su tiempo, que les gustaba tener un espacio propio para hacer lo que les apetecía sin tener que dar explicaciones a nadie.

Y -como habían repetido toda su vida- se sentían afortunadas por trabajar en lo que les gustaba, tener suficiente dinero -no mucho, suficiente- para no preocuparse por ese aspecto.

Y se reconocían en seguir buscando nuevos horizontes en arte y cultura. En no cansarse de leer y ver. En no haber parado de viajar.

Y se decían -aunque sin creérselo del todo- que ya pasados los treinta estaban preparadas para encontrar una pareja estable y definitiva (aquí sonaron algunas risas).

Y claro, sabían -después de llenar todo ese día de palabras y compañía- que se querían y que seguirían haciéndolo toda la vida.



miércoles, 3 de julio de 2019

reconocer (me)



Quisiera brillar; desprender un haz de luz que marcara mi persona. Me gustaría ser visible, entrar en los lugares que acostumbro y que los habituales se dieran cuenta de mi presencia.
Creo que me gustaría ser otra persona.

¿Por qué todos esperan que las soluciones las aporte siempre yo? Desearía entrar en una reunión y que mis compañeros fueran capaces de improvisar el futuro sin esperar a que yo hable. Me encantaría cenar con mis amigos sin la presión de saber que se espera de mí el último y mejor chiste.
¿Sabe el personal lo difícil que es ser brillante en todo momento?

Por mucho que lo intento no consigo tener una relación de aquí te pillo y aquí te mato. Nooooo, yo no. Me enamoro perdidamente de cualquiera que pasa rozando por mi vida, me pone ojos deseosos y me cuenta algún cuento. Debo ser la mujer paradigma del enamoramiento instantáneo. Y consecuentemente el récord guiness de corazón roto. ¿Por qué mis amigas lo consiguen? ¿Cuál es mi tara genética?

Estoy harta de relaciones sin compromiso, de sexo de una sola vez, de tíos a los que solo les interesa bajarme las bragas. Pero así como parece que tengo una facilidad innata para atraer a los depredadores de la noche, debo tener algún repelente para los que salen en busca de una pareja estable.

¿Por qué todas las mujeres que valen la pena me ignoran? Si, si, me aceptan como amigo. Largas charlas, “que listo, que culto, que gracioso eres” pero al final de la velada se van con el macizo de turno. La verdad ya lo sospechaba cuando me fije que las adolescentes en sus carpetas no llevan fotos de los cerebros del universo y si la de los mas hermosos.

El profesor se levantó de su mesa, observo a unos universitarios extrañados por el giro que estaba tomando la clase, sonrió y siguió con su plan: “Leer las cinco opciones y decirme en cuántas de ellas habéis reconocido parcelas de vuestra personalidad”.