.

.

sábado, 19 de marzo de 2016

letras sin sangre




autor

benjamin prado

frase

un mal nunca es necesario.





reaccion

me cuesta entender a quienes defienden la necesidad del error, el dolor y la perdida como elementos imprescindibles para seguir aprendiendo.

vale, lo acepto como mecanismo de defensa (ya que no podemos eliminar lo negativo que casi siempre nos acaba rozando en la vida) pero voluntariamente nunca -de nunca jamas- dejare entrar a esos impostores.

prefiero el acierto, la alegria y el encuentro. 
elijo la risa siempre antes que la lagrima.

no hay mal necesario, existe y nos lo encontraremos, pero cuantas menos veces mas felices pasaremos nuestros dias.

me gusta saber que las personas a las que quiero pueden asomarse a la piscina sabiendo que todas las piezas de su vida estan donde les gusta que esten.





12 comentarios:

  1. Dijo el sabio: "No es bueno ser desgraciado, pero es bueno haberlo sido."
    Creo que tu reflexión comparte esta idea: el dolor, cuando llega y mientras dura, es horrible, pero cuando acaba, si sabemos aprender lecciones, nos deja más sensatos y más serenos. Y hasta más capacitados para disfrutar de la alegría. Yo lo sé con certeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles: No se si es bueno haberlo sido. Mientras se es es un desastre, y prefiero no situar voluntariamente desastres en mi vida.

      Si el dolor llega (casi siempre algo llega) lo mejor es aprender a valorar lo bien que se vive sin el.

      Estoy totalmente de acuerdo con la teoría de la máxima felicidad de tu disecado protagonista. Mucha risa, poca lagrima.

      En resumen, si fuera posible una vida sin nada de dolor (ya se que no) la preferiría a una con un poquito de dolor.
      En resumen 2, cuando llega, pasarlo, asumirlo y aprender (que es una manera de darle alguna utilidad).

      Eliminar
  2. "Me gustaría decir que todo lo aprendí en los libros
    pero no, no es cierto
    para ciertas cosas fue necesario golpearme
    para algunas incluso dos veces"

    Yo no se los demás, pero de mi puedo decir que todo lo he aprendido del dolor, hasta a disfrutar la alegría cuando toca. Y no me tengo por sufriente, ni masoca, pero es lo único que se saca del dolor NO elegido, así que ya que jode al menos no renunciar a lo que aporta.

    P.d.: se que te debo muchas entradas, pero como la de la piscina, ando ordenando las piezas de mi vida. (Si por no subliminal no se deduce te lo digo claro: ese párrafo final es fantástico. Quizá porque lo del dolor lo tengo ya muy estudiado y en lo de ordenar estoy empezando).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. reve: No me sumaré al grupo. Pero al dolor no le doy "chace" en mi vida. Llega, se pasa lo mejor posible...pero ni siquiera aceptaré que es útil para aprender. Si puedo elegir prefiero las formulas que nacen en el placer.

      Siempre he disfrutado de la alegría. No necesito perder el placer para saber que es lo que mas me gusta.

      Pd: Colocar todas las piezas en su sitio es tarea de vida. Cuando el puzzle esta completo suele aparecer alguna pieza nueva que obliga a recomenzar. Y se acepta esa pieza y se recoloca todo solo si aporta placer.

      Eliminar
  3. Pienso que sin tristeza no hay felicidad, y que sin error no hay aprendizaje. No hay blanco si no hay negro. Considero que el mundo funciona a través de contrarios, los conceptos que conocemos hoy en día se dan gracias a los conceptos contrarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Euterpe: Para nada jovencita. El dolor solo causa dolor.

      No necesito dolor para saber que el placer me gusta. Los niños disfrutan y aprenden en la alegría. Bueno sería conservar esa idea de disfrute.

      Se puede aprender sin error. Añado; es mas rápido.

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo con ese "Un mal nunca es necesario" de Benjamín Prados y con el de Guille Brown de "no hay mal necesario, existe y nos lo encontraremos...", existe, aparece aunque no quieras, pero tampoco es necesario hacerles fiestas ni guardarle un sitio de honor en nuestras vidas, que pase, cuanto antes, rápido y fugaz, que no nos amargue en exceso, porque de todo se sale.
    Y puestos a elegir, mejor vivir con placer y alegría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conxita: Esa es la idea: Lo que la entrada dice es que el dolor llega, pero es conveniente no llamarlo, ni otorgarle demasiados méritos.

      Si me dan a elegir entre un día de placer y un día de dolor para luego disfrutar del placer como contraste... elijo la primera opcion sin ninguna duda.

      Eliminar
  5. No quiero dolor, sufrimiento ni pérdida en mi vida. No lo elijo voluntariamente. No es necesario. Pero a veces llega. Y si llega hago con ello lo único que puedo hacer: lo minimizo y espero que pase. Porque pasa, siempre pasa.
    De todas formas no niego que me hace aprender. Cada vez que algo me duele, reconozco más las cosas buenas que tengo para disfrutar. Cada vez que me equivoco, me acerco más al acierto. Cada vez que sufro una pérdida, valoro más lo que tengo. Cada mal (innecesario) que hago o sufro, me hace más consciente del valor de cada una de las piezas (imprescindibles) que componen mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia: De acuerdo con tu primer parrafo.

      Sobre que te hace aprender, pregunto ¿no aprenderías igual sin dolor?

      Del dolor no hay que decir nada bueno, nada de eso de que ayuda a aprender. Naaaaa

      Un cartel que diga el dolor no es bienvenido en esta casa.

      Eliminar
  6. No soporto a todos esos fatalistas que crean la tristeza de la nada. Es necesario manifestar dolor cuando lo hay, pero no inventarselo.

    Y gran frase. Adoro a Benjamín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xiomara: Algunas gentes viven en eso. Son cansinos. Hay que alejarlos de nuestras vidas.

      Es fácil adorar al sr. Prado. Es mi poeta de cabecera.

      Eliminar