.

.

viernes, 31 de agosto de 2018

la curiosidad es un arma cargada de futuro.




Toda la gente que se considera amiga mía, dice que pregunto todo el rato.
Pero la realidad es que siempre consigo contestaciones.

Yo, que creo más en los hechos que en las palabras.

Lo importante no es lo que dicen (palabras).
Es que contestan (hechos).


Eso si, lo hacen como quieren; con fabulosos regates, directa y llanamente, con la cara colorada, mirándome a los ojos...


Y tu ¿me contestarías? Dime tu última travesura...




jueves, 30 de agosto de 2018

prueba empírica





No había nadie.

Vamos a precisar; el local estaba abarrotado pero allí no estaban ninguna de las personas que me apetecía ver.

Era el día elegido para despedir la estancia veraniega en el resort, para compartir con las personas que quieres. Y yo no encontraba a las más importantes. Y, lo que evidentemente era peor, no parecía que nadie me estuviera buscando a mi.

La fiesta se había programado de disfraces. Como siempre tuve que componer el mio a última hora. Un bermuda, una camisa roja y uno de mis elefantes (de tamaño grande que había comprado en la tienda de recuerdos). Iba de cazador intrépido. No creáis, mas simple era la que iba de lampara de pie.

Como no estaba quien yo esperaba, la opción era mariposear a ver si…

Tooooodas se rieron muuuuucho con mis ocurrencias (suelo conseguir hacer reír, eso que ellas dicen que es fundamental), y muchas vinieron a contarme algunos de sus secretillos, deseos o frustraciones (ellas dicen que les encantan los hombres que las escuchan), con algunas hablamos de arte, sentimientos y coincidencias.
Y la chica de los ojos grandes, que me parecía conocer de algo, me dijo que encontraba que yo era el hombre más sensible que había aparecido en su mundo. La rubia de las tetas grandes no abrió la boca en toda la noche.
...pero cuando la cosa acabó las chicas se fueron con los guapos, hasta mi elefante se fue con la rubia de las tetas grandes.








Y aquí estoy yo, de vuelta al apartamento, solito (como siempre), escribiendo una historia triste de fin de fiesta.

Puse música suave (Katie Melua, por ejemplo), velas en todos lados, una luz tenue y espere.
A los quince minutos llamaron a la puerta, abrí. Ella dijo: "Vengo a devolverte tu elefante. Vi la notita incorporada."

Era rubia natural puedo asegurarlo sin temor a equivocarme, basado en prueba empírica. Y le gusta el dulce. Y de cerca las tetas eran magníficas.






miércoles, 29 de agosto de 2018

licencia literaria



El tipo, mas despeinado no podía estar porque no tenía suficiente pelo, escribía en su iPad.

Tengo que adivinar porque cualquier estímulo (una estantería en su sitio, un Alice de Modigliani colgado de la pared, un salmón con una rara salsa verde, un vino envasado a granel en una pieza de cartón con grifo, un roiboos en bolsa, un nook rojo, un premio Cervantes inusitado...) te trae a mi cabeza.



Bueno, en realidad lo se. Lo de "tengo que adivinar" es una licencia literaria.





lunes, 27 de agosto de 2018

el resto de las horas



La película es "Las Horas".

Virginia dice en la estación; "Entre esta vida y la muerte, elijo la muerte".

Casi al final, en casa de la mujer de la amiga de su hijo, la "mala" dice; "Entre la rutina insuficiente y mentirosa que llevaba y la vida, elegí la vida". Y su decisión queda explicada, y deja de ser la "mala". Ha tenido una segunda parte de su vida siendo ella misma.

Virginia se suicida.
Deja una carta-testamento; "...no solo es vivir los días, también las horas".

Reposa su espalda en la pared. 
Sus horas no la satisfacen, piensa.
Son las pequeñas cosas que faltan, piensa. 
Es esta rutina no elegida, piensa.

¿Elegir Virginia?

¿O elegir lo que nadie entenderá pero abrirá nuevos horizontes para el resto de los días que me quedan por vivir?

El resto de las horas.



la dirección contraria es la buena




Se levantó de la cama, se puso una camisa y se fue a ver la ciudad desde el gran ventanal del apartamento de él.

Se despertó, la vio en la ventana.

* ¿Vas mucho por ese antro? Preguntó mientras se vestía.

* Que va. Y no se si volveré. Si los gilipollas volaran, ese sitio sería un aeropuerto.

* ¿Y eso? ¿No me incluirás entre los aviadores?

* No. Creo que tienes prueba suficiente. Haga lo que haga siempre me critican. ¡Qué gente!

* No puedes gustarle a todo el mundo. Pero ya deberías saber que no todo el mundo importa.

* Cierto. No acabo de librarme de hacer caso a lo que dicen los "aviadores". Ella habla mientras se acaba de vestir.

* Vente conmigo a donde nacen los sueños y el tiempo no está planeado.

* Eso debe estar muy, muy, muy lejos.

* Ningún viaje es largo en buena compañía.

* Y claro, tu sabes el camino.

* Fácil, En la dirección contraria a donde se dirigen los "aviadores".

Rieron los dos. Es empezó a teclear en el piano, ella se sentó con él. 


domingo, 26 de agosto de 2018

oido al vuelo



* Me parezco un poco a la nadadora de la foto.

* Entonces yo soy el nadador que bracea hacía ti. Para ser tu cobijo en las tormentas como dice Dylan.

* Esa es una tarea bien podrida.

* No para mí, No si eres tú.

* Soy un caos con patas.

* Justo la clase de caos que siempre busqué.




sábado, 25 de agosto de 2018

¿quieres ser mi nada?



El Hope montó un par de lineas de mesas en el paseo marítimo. Ellos estaban junto al agua.

* ¿Que será de las historias que se quedan en ganas?

* No existen. Siempre acaban imaginándose mejores de lo que hubieran sido porque suelen reaparecer en los momentos en los que la historia que si ha sido, la que decidimos que fuera, pasa por momentos bajos.

* Una pena no tener la posibilidad de alguna vida paralela.

* No estoy segura. Bastantes de esas historias, si pasaran de quedarse en ganas a ser, durarían poco y decepcionarían.

* Posiblemente. Quizá por eso el instinto nos encamino a elegir la que fue.

* Nada dura para siempre.



Mas tarde, el mismo día. Después de. Ella esta poniéndose el sujetador para volver a su casa. Él todavía en la cama.

* Si nada es para siempre ¿quieres ser mi nada?

* ¿?

* Es para que esta historia no se quede en ganas. 



viernes, 24 de agosto de 2018

tengamos



Porque cada vez que abramos una botella 
tengamos motivos para brindar.

Y cada vez que haya motivos para brindar
tengamos una botella que abrir.




jueves, 23 de agosto de 2018

estereo


Dia de buena temperatura, el Hope repleto. Para ir de la puerta a la barra a por mi necesario café latte paso junto a dos mesas ocupadas cada una por una sola mujer ambas hablando por teléfono. Las oigo al mismo tiempo.

A mi derecha y vestido rojo dice: "¿Sabes quien soy yo? La chica que se da cuenta que siempre la miran con deseo. Pero que siempre está sola. Siempre y siempre".

A mi izquierda con gafas de sol en un interior y ente carcajadas la otra decía: "Que va, que va, seguramente es mi edad la que hace que se equivoquen y se crean que soy adulta".

Conseguí llegar a la barra, conseguí mi imprescindible café latte. Yo conozco mujeres que dan para ser incluidas en los dos tipos. Hombres solo conozco para incluir en uno. Lastimosamente yo podría estar incluido en ese grupo.



miércoles, 22 de agosto de 2018

pendejos



El Hope no demasiado lleno. Suena Brandi Carlile y su “Heroes and Songs”. En una pared un Freud, en otra una bañista.

En una de sus mesas, tres hombres treintañeros, atractivos, hablaban sobre como conquistar a las mujeres. Con generalizaciones, con ese puntito de aire despectivo, esa actitud que se enseña ante los colegas para no aparecer como débil.
Estaban de acuerdo que había que llamar su atención con amabilidad, humor e interés por sus gustos. Pero después, lo que no fallaba era dejar de llamarlas una temporada, y luego otra vez la amabilidad, y tratarlas como una reina, y otra vez el vacío...Se afirmaban unos a otros que era más fácil mantenerlas en vilo si no estaban seguras de lo que tenían.

En la mesa de al lado, después de pagar, se levantó una bellísima mujer morena. Recogió sus múltiples bolsas y se acercó a la mesa ocupada por los varones y les dijo:

"Pendejos... no os enteráis. Una cosa os voy a decir:
Lo que una mujer quiere es un hombre que nunca tenga prisa.
Nunca... aunque se le agradezcan minuciosos ataques al palacio de invierno en lugares insospechados y con la necesidad urgente del que tiene sed. Sed de piel. De nuestra piel.
Juegos de dos y entre dos, en los que no quepa ni una duda.
Un hombre que sepa contar y escuchar, que se interese por si hace frío o calor, por si llevas la ropa adecuada, por si... tantas cosas menudas.
Los machos sólo se miran, y con desprecio.
A casa, se lleva una a un hombre. Nunca un pendejo. Siempre a un hombre".


La bañista parecía estar satisfechamente de acuerdo.




martes, 21 de agosto de 2018

dos días como medida de tiempo



Dejó la cama, se duchó, se vistió y fue a la biblioteca a preparar el penúltimo examen para acabar la carrera. Tenía el libro abierto, las palabras ante los ojos, pero su pensamiento no las recibía.
No había estado mal, más específicamente había estado de matrícula. El tío este era divertido y culto -una buena combinación- quizás valdría la pena quedar con él otra vez. Aunque no estaba segura de si quería una relación exclusiva, tampoco si no la quería.
Bueno dejare que la vida fluya. Si me llama en dos días decidiré en ese momento.


*******


No le apetece abandonar la cama, todavía puede sentir el olor de su presencia. A pesar del tiempo transcurrido las sábanas en su desorden todavía mantenían la humedad del sudor.
¿Y ahora qué? ¿Esperar a que me llame?
Quizás si, puede que le guste llevar la iniciativa.
¿Y si no lo hace?
Me gusta. La tomaré yo. Y le prometeré una madrugada para recordar.
Le daré dos días.



lunes, 20 de agosto de 2018

el ligerísimo pero




Domingo por la mañana. Un mensajero le lleva un ramo de flores y una carta.

"Me he despertado tarde. Estoy en la cocina preparándome un café con leche porque tengo una cita con mi supermega sillón para una reunión con mi ventilador y alguna serie completa en la TV.
Todo bien con un ligerísimo pero: me encantaría que TU invadieses mi espacio personal.
...repetidas veces.
Hasta haría el esfuerzo de bajar a la piscina.


domingo, 19 de agosto de 2018

¿Qué ves cuando miras?



Nos repiten que vivimos en una época oscura.

Algunos sabemos encontrar el color.




sábado, 18 de agosto de 2018

la vida en un instante




El cuadro de la super modelo presidía en solitario el Hope.

Hablaban en la mesa de la ventana. Una charla que ya duraba rato.

* Cuando la propuesta es excitante dormir no es una prioridad.

* Sexo casual. Ya cansa.

* De entrada sexo. Luego ya se vera si casual o no.

* Estas loca.

* Vivir sin locura no es tan sabio como parece.

Y la charla duro bastante rato mas.



viernes, 17 de agosto de 2018

Lucy vive



Lucy, tumbada en el sofá habla por teléfono con una amiga.

* ¿Es verdad que estás instalada en la casa nueva de Jota?

*Si, momentáneamente, mientas me pinta Guille mi pisito.

* ¿Que haces?

* Ahora mismo velo el sueño de Miranda y leo una carta guarra que me ha mandado un lio que tengo.

* La verdad es que me acordé de ti porque en el Hope hay colgada una foto de una chica en la piscina con gafas vestida igual que tu el otro día, ese en el que compartías el agua con un adonis que parecía armario de cuatro puertas.

* Yo no llevaba gafas.

* Tu no llevabas nada. Bueno, como él.

* Es que hay que vivir equitativamente.

* ¿Es tu nuevo amor?

* ¿¡¡¡Amor!!!? ¿Conoces el concepto "relleno espacial"?

* No.

* Pues -como su nombre indica- es lo que se utiliza para llenar un espacio temporal mientras se espera lo que de verdad deseamos. Uno, que tarde en llegar no debe hacer que nos conformemos con menos de lo que queremos. Dos, mientras llega hay que vivir. 



jueves, 16 de agosto de 2018

toca elegir




Estaban las tres sentadas en la mesa de la ventana grande, ninguna cumpliría ya los cuarenta, tenían cada una una copa de vino delante y charlaban sobre los cuadros que colgaban ese día en el Hope.

* Me gusta que lea en las pausas del trabajo. Soy una convencida de que es bueno y recomendable aprender a encontrar tiempo para hacer lo que nos gusta.

* Si, cuesta darse cuenta de que no hay que colocar los placeres en el apartado "hacer si queda tiempo libre".

* Siempre hay que tener tiempo para los placeres.

* Comprobado que estamos las tres de acuerdo, que elegimos ¿Una comidita regada con buen vino, una sentada a leer o un trio?

Rieron las tres.



miércoles, 15 de agosto de 2018

y punto




El Hope estaba tan repleto que para viajar de la puerta a la barra tenía que ir esquivando gente sentada en las mesas que ocupaban todo el espacio y me obligaban a moverme en zigzag.

De todo el recorrido me llevé como premio un retazo de conversación. No se de que hablaban, solo escuché...

* Va, me bastaría quedar con una mujer como esa de la foto.

* Pues una cosa te voy a decir, mejor que quedar con la mujer mas bella del mundo es quedar con la mujer que te haga ver el mundo mas bello.

Llegué a la barra, pedí un combi de vodka y no se que mas y pensé que las verdades verdaderas son verdaderas verdades y punto.



martes, 14 de agosto de 2018

añadió la otra.






El Hope con cuadros de Nelson. Casi vacío. El tipo engominado hablaba con un par de las habituales.

"No acabo de entender porque todas habláis bien del Pito ese. Estaba viendo con su novia los cuadros de las bañistas leyendo y la llamo algo así como tsundoku. ¿A vosotras os cae bien?

Te dire que callado estas mas guapo, dijo la mas despeinada.

Mas, pero no guapo, eh! no te vayas a crecer, añadió la otra.

Difícil que hablara con su novia, siguió la primera, no gasta de eso.

Dejémoslo en su compañera habitual, añadió la otra.

Y para que te enteres, Tsundoku es la palabra japonesa que define a quienes acumulan mas libros de los que pueden leer. Señalo la primera.

Has metido el zapato, chaval, añadió la otra.

Y te dire que yo me considero una tsundoku total. Acabó la despeinada.

Y si, a mi me cae bien, añadió la otra.

El "gominas" se fue del café con cara de naranjas agrias.

Se dice has metido la pata, no el zapato.

Es que estaba viendo frente a mi el cuadro ese, añadió la otra.

Rieron las dos.




lunes, 13 de agosto de 2018

querer saber es saber querer




La curiosidad es la principal fuente motriz.




domingo, 12 de agosto de 2018

capitulo importante




El tipo con mas cabeza que pelo y mas barriga que caderas copiaba en su portátil unas palabras escritas en un folio.:

En ese libro que es mi memoria, en la primera página del capítulo que habla del día en que te conocí, aparecen las palabras, 'Aquí comienza una nueva vida'.

Se quedó mirando como quedaba el escrito. Dejo varias lineas en blanco y añadió:



Que lo sepas.


sábado, 11 de agosto de 2018

contigo



Vivo preparada para lo peor, pero siempre esperando lo mejor. Acepto que no podemos cambiar la dirección del viento, pero se que podemos ajustar las velas para llegar al puerto deseado.

¿Y cual es tu puerto?

Descubrir contigo el lado bueno de las cosas.



viernes, 10 de agosto de 2018

la vida misma



Debajo de una sonriente Ava el joven leía en alto: "El momento lo es todo. El momento es suficiente" Virginia Wolf en las olas dixit.

"Eso, y que el futuro esté lleno de momentos" añado yo. Intervino Pito.

La del lazo en la cabeza parecía apoyar la moción.



jueves, 9 de agosto de 2018

y otras personas siempre





Hay gente que no ha sido joven ni cuando tuvieron la edad.





Pd necesaria: Joven como persona con ganas de arriesgar, conocer, vivir la propia vida. Nada que ver con la edad. Que muchas de muchísimas veces es mejor con muchos muchísimos mas años en la mochila.

miércoles, 8 de agosto de 2018

ella sonrió



El tenía delante suyo varios folios en blanco y dos bolígrafos.

Ella un té rojo.

El dijo “debería escribir pero no se qué”.

Ella cogió uno de los bolis y escribió una lista:
capullo
merodear
hace unos días
ducha
normal
saber

El miraba como escribía.

Ella le pasó la hoja y se fue a leer a la hamaca del jardín.

El fue a la cocina y se preparó un café con leche en el microondas.

Ella leía “Demasiada felicidad” de la Munro, y de vez en cuando observaba lo que él hacía.

El miraba fijamente la lista.

Ella acabó uno de los cuentos y miró hacia él.

El seguía con la vista fija en el folio. El café sin tocar.

Ella acabó otro de los cuentos y volvió a curiosearle.

El escribía sin parar.

Ella cerró el libro y volvió al salón.

El bebía su café con leche.

Ella cogió el folio escrito -sin tachaduras ni correcciones- y leyó:
“Solo se que hace unos días ni te conocía y ahora consigues que sea normal que te cuente alguno de los detalles más íntimos y secretos. ¿Cómo hemos acabado hablando de faldas cortas, piernas abiertas y bragas?¿Cómo me has llevado hasta ahí? Se que me gusta mientras estoy trasteando por casa saber que te puedo encontrar en el ordenador, disponible. Por mi parte te merodearé entre tarea y tarea, para ver que has escrito. También se que me gusta intentar adivinar que querrás saber de mi que aún no sepas. He pensado en ti mientras me enjabonaba en la ducha, pensé lo que te gustaría verme. Y no digas que mi sonrisa, tampoco que en la cama, que ahí todavía no me has visto. Si, me he dado cuenta de lo que acabo de escribir. Capullo.

El esperaba curioso.

Ella levantó la vista y sonrió.