.

.

martes, 27 de junio de 2017

corriendo en la plaza ( un caso sin delito 3 de 6 )



Cuando entraron en el aula era ya media tarde. En la pared más imágenes de personas leyendo (que debían ser marca del instituto), en la pizarra dos frases apuntadas con una letra muy bonita "Todo es posible si sabemos mirar más allá de nuestra propia sombra" y "he traicionado tantas veces a jamas y a nunca que ya no existen en mi vocabulario".

Eva, sentada en su mesa dejó lo que parecían unos trabajos y les prestó atención.
Claudia "Los alumnos nos comentan que era usted la profesora preferida de Peter"
"La verdad no puedo asegurarlo”.
Claudia "¿Le interesaba la asignatura?"
"Mucho, la lectura sobre todo, siempre estaba pidiendo que le recomendara libros. Y me traía resúmenes de lo que leía sin que fueran deberes de clase"
Adam "¿Quien le puso en contacto con Benjamín Prado?
"¿Un policía que reconoce a Benjamín Prado?"
Claudia "¿Quién es Benjamín Prado?"
Eva: " El autor de las frases que había pintadas en la pared"
"También las del bar. Lo leo, por eso lo reconozco"
"El policía lector" (sonriendo).
“Es que los policías tenemos más vida que la laboral.
"¿Las de la pizarra son también de él?" preguntó Claudia
"No de una amiga mía, excelente poeta que no quiere publicar. Las pongo y les digo a mis alumnos que escriban treinta líneas. De vez en cuando sale algo bueno"
"¿Le recomendó usted el Prado a Peter?" Claudia seguía con el tema profesional
"No, Nacho, el de Educación Física. Le encanta este poeta."
Claudia "¿Que nos puede decir de Peter?"
"Inteligente, sensible, buena relación con los compañeros, bastante interés por la cultura, buenas notas"
Adam:  "¿Los padres?"
"Desconocidos. Los tutores de Peter les han llamado algunas veces en estos últimos cinco años y no han venido nunca"
"¿Se podía adivinar esta fuga?"
"No. Angustia un poco, estas con una persona, tienes contacto diario, personal, te parece que está bien...y de repente se va. ¡Voluntariamente! lo deja todo familia, estudios, casa...todo. Me hace reflexionar sobre si atendemos a quien nos habla, no si le oímos me refiero a si le escuchamos"
Claudia "¿Alguna pista de a donde puede haber ido?"
"No, resulta que me doy cuenta que no se mucho sobre el. Que le gusta leer y escribir, que salió con Alicia, una compañera de su curso, que tiene una conversación agradable, que es, o era buen alumno..."
Adam: "Sabes más que la mayoría de los profes"
"Pero parece que no suficiente"
Adam: "¿Me puedes decir el nombre de la poeta?"
"Lilith"
"¿Y el tuyo?"
"Eva" (los dos sonreían)

 *****

El despacho del departamento de deportes estaba en un lateral del gimnasio. El profesor iba con un chándal gris.
Claudia "Venimos a hablar de Peter"
Nacho "Suponía. ¿Saben que las frases son de Benjamín Prado?"
Claudia "Si, ¿Se lo recomendó usted?"
Nacho "Si, le deje mi ejemplar, con mis frases subrayadas. Me lo devolvió con notitas en cada sitio que encontró algo que le llamó la atención, lo leyó a fondo."
Claudia "¿Nos puede decir algo sobre el?"
Nacho "No le gustaba demasiado el deporte, era culto, tenia mas lecturas que bastantes adultos. Entreno un equipo de hockey en extraescolares, femenino, aunque a veces se apuntan chicos. En 1º de ESO se apuntó con un grupo de amigas, entrenaba con ellas. No le gustaba, solo venia por estar con las amigas, por socializar"
Claudia "¿Como era en clase?"
Nacho "Normal, lo hacía todo; pero no disfrutaba. Entiendanme, no era malo, solo que no se divertía. El deporte tiene un aspecto lúdico que él no veía"
Adam "¿Alguna pista de que se iba a ir?"
Nacho "No. Eso es para reflexionar. Si hace quince días me hubieran preguntado qué alumno de 2º de bachillerato se fugaria de clase y dejaría el instituto; seguro que no hubiera puesto en la lista de candidatos a Peter. La verdad es que no acabamos de saber mucho de nuestros alumnos"
Adam "¿Los padres?"
Nacho "El año que jugó con nosotros, no vinieron a traerle, buscarle o verle jugar ni una sola vez
Pero a pesar de mi recomendación de que le compraran un palo de 15€, suficiente para el nivel de 1er año, le regalaron uno de 45. Cuando dejó de jugar se lo regaló a su vez a una de sus amigas"
Adam "¿Se llevaba bien contigo?"
Nacho "Quiero creer que si, mejor con Eva, la directora que le daba literatura. Creo que escribir es una de las pasiones de Peter. Me parece que se llevaba bien con los profesores que le hacían caso, los que hablaban con el. Mal con los autoritarios"
Claudia "¿Tanto como para tener problemas?"
Nacho "Este era su sexto año aquí y no tuvo ningún problema que trascendiera. Pero, claro, algo debía existir, algo que no supimos detectar. Estaba ahí pero no debíamos tener los códigos correctos para saber verlo"
Claudia "¿Dónde puede estar?"
Nacho "Ni idea, ¿que han dicho sus compañeros?"
Claudia "Lo mismo, luego hablaremos con Alicia y más tarde con sus padres"
Nacho "Alicia salió con el, poco tiempo, pero les quedó bastante proximidad. A mi me dijo que no sabia donde estaba"
Adam "¿Le preguntaste?"
Nacho "Es alumno mío, me cae bien, me preocupa su situación. ¡Claro que pregunte! a todos los que creia que tenian informacion"
"¿Y?"
"Nada, sino se lo hubiera comunicado solo llegar"
"¿Si?"
"Si no perjudicaba a Peter si" (y los dos sonrieron)


***** 


Claudia le dijo a su compañero que iba a secretaría a preguntar la dirección de Alicia, él contestó que la esperaba en el parque frente al edificio escolar.




En la plaza todos los niños y niñas corrían en un juego de pillar, las madres (siempre las madres solas) sentadas, mantienen la vigilancia mientras hablan entre ellas. La niña magrebí corre con gran agilidad, la boca semi abierta por el esfuerzo dibuja un principio sonrisa de satisfacción, las mejillas encendidas por los colores del ejercicio, en los ojos la chispa de brillo de la diversión. Apoyada contra un árbol su madre, con las ropas anchas, la cara y el pelo tapados, la observa jugar. El veterano policía está mirando la escena. Claudia llega, mira y dice "Que pasa en esa casa, en esa familia para que esa niña se convierta en el futuro en otra mujer como su madre". Adam deja asomar media sonrisa y comenta "A lo mejor a los 18 años se fuga".






8 comentarios:

  1. Sigo leyendo Guille, esta historia me tiene ya en vilo...

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves: Pues a ver si dura hasta el final.

      Eliminar
  2. Intriga...
    Parece que los padres pasaban bastante y lo intentaban arreglar a golpe de talonario...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen: Ya lo dijeron John y Paul; le dieron todo lo que el dinero puede dar.

      Eliminar
  3. Este policía me está encandilando: Es que los policías tenemos más vida que la laboral....¡es que somos seres complejos, y estamos unas veces a unas cosas y otras a otras, pero no se nos puede definir en un "soy", en todo caso en la suma de muchos. Y esa reflexión final....guauuuuuuuu
    Pobre Peter, que vida le estaban dando, nunca mejor dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia: Es un prota que me cae bien.

      Me gustó la idea de añadir esos apuntes finales, los disfrute.

      Esa gente que quiere que sus hijos sean una prolongación, que se niega a darles la oportunidad de elegir, de ser ellos mismos. No me gustan.

      Eliminar
  4. Me cae bien la profe de literatura, porque se toma en serio el interés del chico por la literatura; y también el de deportes, porque me parece que no es habitual un deportista que se interese tanto por la literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles: Básicamente tengo que reconocer que mis protas no suelen ser personas habituales.

      Eliminar